¡25 años disfrutando con la Naturaleza!

 

Oryx, antílope subsahariano con alguna de sus especies en peligro de extinción, fue el nombre elegido para un proyecto que nació el enero del año 1996. Una serie de circunstancias confluyeron para que en la calle Bigai, cerca de la plaza Bonanova, se abriera una tienda muy pequeña, ORYX, La Tienda del Amante de la Naturaleza. Los libros ocupaban solo tres estantes y los prismáticos una sola vitrina, pero las cosas que queríamos tener eran muchas y todas parecían bastante difíciles de conseguir. Tan solo teníamos un ordenador y por supuesto, ¡no había conexión a internet!

 

Pensando en satisfacer nuestra propia afición e inquietud, creímos que podríamos reunir en un único espacio todo aquello que necesitábamos para conocer la naturaleza y que a menudo nos era difícil de conseguir.

La inauguración de la tienda a finales de junio, con coca y cava, reunió amigos y conocidos que nos animaron a seguir con el proyecto de crear un espacio de conocimiento y asesoramiento donde los naturalistas se sintieran cómodos.


Ya desde entonces ideamos una estructura que se ha ido consolidando a lo largo de los años: una cuidadosa selección de óptica y equipamiento y una librería de historia natural con bibliografía de todo el mundo con clara vocación de ser el referente en nuestro país. Más tarde añadimos la sección de “La Naturaleza en tu Jardín”, con las cajas nido y los comederos. Eran muy populares en el norte de Europa, pero aquí solo teníamos noticia a través de revistas y sobre todo las veíamos en la cita obligada de cada año en la BirdFair de Inglaterra, acontecimiento de indiscutible relevancia en nuestro aprendizaje y dónde hemos ido tejiendo grandes alianzas para el futuro de Oryx.

 

 

La llegada del siglo XXI nos brindó una nueva oportunidad y migramos a un espacio mejor situado y más grande en el centro de Barcelona. Al inaugurar este nuevo hábitat en la calle Balmes, la vigilia de Sant Jordi del año 2002, entre rosas y libros, tuvimos claro que clientes, amigos y conocidos seguían confiando en el proyecto, lo que nos dio un buen empujón para seguir adelante con la misma ilusión.

Es innegable que internet y las redes sociales han sido grandes innovadores también en el ámbito naturalista y en estos 25 años en Oryx también nos han hecho cambiar de manera muy sustancial muchos aspectos de nuestra forma de trabajar. Y cada nuevo adelanto en las tecnologías también ha significado avance en nuestra actividad. Han ido llegando las trampas fotográficas, los detectores de ultrasonidos, los libros de rewilding y sostenibilidad, y tantas otras cosas que poco a poco se han ido sumando a los artículos más tradicionales. Siempre hemos querido estar atentos a las nuevas necesidades de nuestro público y en muchas ocasiones ha sido gracias a nuestros clientes que hemos buscado nuevos artículos y libros que todavía no conocíamos.

 

Las sucesivas webs de Oryx, la última estrenada apenas hace un año, las presentaciones de libros, las participaciones en ferias y congresos en todo el territorio muchas veces con cierto sacrificio personal y familiar, y las múltiples colaboraciones en otros acontecimientos, se han ido sucediendo en todos aquellos ámbitos donde podíamos aportar algo.

Como colofón, en 2014, por una confluencia de sinergias entre el Institut Català d’Ornitologia, la Fundació Catalunya - La Pedrera y Oryx, empezamos a organizar el primer Delta Birding Festival. ¡Y ya van seis ediciones! Reunir en el Delta del Ebro, en plena migración de las aves, ornitólogos de todo el país y de más allá, una gran oferta de productos y servicios y un programa lleno de conferencias y actividades naturalistas es realmente un sueño hecho realidad.

A pesar del éxito de la aventura, lógicamente no todo ha fluido suavemente y hemos tenido trabas que ha habido que superar o remontar. Compañeros que ya no están, la crisis del 2008, proyectos truncados, la COVID-19 y el Brexit. Siempre hemos intentado anticiparnos a los cambios y emplear nuestra capacidad de resiliencia para encontrar soluciones imaginativas y adaptarnos a los nuevos retos. Y también hemos intentado aprovechar las oportunidades de colaboración que se nos han puesto al alcance, como la incorporación que recientemente nos ha convertido en fabricantes y distribuidores al por mayor de cajas nido y comederos. ¡O la de ser coeditores de la exitosa serie de miniguías de campo!

Ahora, al celebrar estos 25 años queremos dar las gracias a todos aquellos que habéis confiado en nosotros y que compartís nuestra pasión por la naturaleza. Hemos vivido grandes cambios, pero los objetivos iniciales que hicieron nacer Oryx siguen intactos y muy presentes, y siempre esperamos que sean los que nos den la fuerza y el acierto para seguir adelante.

¡Gracias!