ORYX COL.LABORA AMB EL SEGUIMENT DE LA LLÚDRIGA

25 de marzo de 2021
Temáticas: equipamientoentorno oryx

El año 2020 ha hecho 25 años del Proyecto Nutria, el proyecto de reintroducción en el Parc Natural dels Aiguamolls de l’Empordà que permitió la recolonización de las cuencas del Fluvià y de la Muga.

Coincidiendo con esta efeméride, por parte de algunos de los técnicos que participaron en aquel proyecto ha surgido la iniciativa de hacer un amplio seguimiento a ambas cuencas mediante la colocación simultánea de un gran número de cámaras de trampeo fotográfico a lo largo de los dos cursos fluviales y sus afluentes.

 

La nutria una especie sobre todo nocturna, el método ideal para detectar la suya presencia es el uso de estas trampas fotográficas, que no generan ningún tipo de molestia a los animales

 

Esto ha sido posible gracias a la participación de unos treinta naturalistas voluntarios que han colocado hasta 70 cámaras distribuidas a lo largo de muchos kilómetros de orillas fluviales, durante 15 días, primero en la cuenca de la Muga y después en la del Fluvià.

 

 

Los resultados permitirán disponer de una información de excepcional valor para conocer el estado de las poblaciones, ahora ya totalmente naturales y adaptadas a su medio, en estas dos cuencas hidrográficas.

 

Las cámaras se han colocado cada 2 km a lo largo de unos 140 km de orillas de la Muga y sus afluentes

 

En la primera fase del seguimiento se ha constatado la presencia de nutria en todos los cursos fluviales de la cuenca de la Muga, con unas densidades bastante elevadas según revela que se haya detectado en 114 ocasiones durante el muestreo. Otra fauna, como lo Coipú, especie introducida más recientemente y de comportamiento menos discreto todavía se ha detectado más veces, pero otras especies autóctonas como la garduña, el zorro, la jineta, la comadreja, el corzo, etc. también han sido inmortalizadas en muchos de los registros obtenidos.

 

A varios puntos se han podido grabar dos ejemplares juntos

 

Al otro lado de la balanza hay que decir que no se ha observado la presencia ni del visón europeo ni de la rata de agua, dos especies que se han hecho raras hasta casi desaparecer del Ampurdán los últimos años.

 

 

 

 

Hemos sido invitados por parte de los organizadores a colaborar en esta iniciativa

 

Lo hemos hecho de dos formas. Hemos ofrecido unas condiciones especiales a todos los naturalistas que han participado en el seguimiento y han querido adquirir cámaras de trampeo fotográfico para cubrir mejor el tramo de río que tenían asignado.

Y ha dado dos cámaras a una de las tres entidades naturalistas locales, Limnos, Iaeden y Centre de Recuperació de Tortugues de l’Albera, que dedican muchos esfuerzos a promover la conservación de la naturaleza y a las cuales pertenecen la mayoría de los naturalistas voluntarios que han participado en este seguimiento.

 

 

Agradecemos la tarea hecha por todos los voluntarios de este seguimiento y en especial de sus organizadores Deli Saavedra y Toni Llobet

 

Con la colaboración de BROWNING